11.9.12

Alfredo Kaus



Muchos niños canarios vivimos nuestros primeros años con la realidad de tener un vecino profesional de éxito universal, modelo para muchos de sus compañeros, aficionados y alumnos.
Los monumentos fijan la memoria de los asuntos.

Cuanto más se repite, sin consecuencias adversas, la situación traumática, parece que va perdiendo virulencia, quizá por eso la gente habla de lo que le ha pasado y se siente aliviada... llevar esos signos externos de antaño, ropas y distintivos de negro, de luto, invitaba
 a que el benevolente inquiriera y el evasivo tornara la esquina o te dijera que iba con prisas a hacer un recado.

Recuerdo la repetición de la escena con mi madre contando a diario su estado durante casi siete años de visiteos a casa y paradones de imprevisto en su quehacer cotidiano que a ella no creo le quitaron la tristeza bien guardada bajo su carcajada siempre disponible más por animarnos que por otra cosa, pero a mi me permitió conocer cuánta amistad hizo mi padre durante su vida.

El recuerdo de que Kraus ya no está de aquel modo tan vital merece monumentos, duelo y de algún modo, nuestro luto.

El diez de septiembre de 1999, murió en Madrid, ALFREDO KRAUS, persona y artista de gran valor, que había nacido en Las Palmas de Gran Canaria
P.F.
2 ·  · 



Personas a las que les gusta